www.blogdeceuta.com

LightBlog

RESUMEN

martes, 3 de noviembre de 2009

NECESIDADES

Aunque los fenómenos adictivos en sí no tienen género, es evidente que el efecto de las drogas, tanto en el plano físico como en el psicosocial como sus pautas de consumo, son distintos en el caso de mujeres y hombres.
Hemos construido un prototipo del consumidor de drogas, de sus patrones y sus técnicas de tratamiento, basado mayoritariamente en la experiencia de los varones.
Sin embargo, los datos de encuestas recientes nos advierten del incremento en la prevalencia del consumo femenino de algunas drogas que empiezan a equiparse en datos a los obtenidos por los varones o que los superan en algunos casos.
Las necesidades principales que tienen las mujeres drogodependientes es un tratamiento de actuación acorde con sus problemas. La mayoría está satisfecha con la atención sanitaria que reciben, pero debería mejorar la atención psicológica ( tan importante para la estimulación de la mujer). El apoyo de la familia también es muy importante, que intervengan en el tratamiento para una buena estimulación ( con el apoyo de los familiares, los porcentajes son elevados, 51.9%).
Tener unas buenas instalaciones y un buen equipo de profesionales también ayuda a su inserción.
En primer lugar, el estilo de la atención profesional se ha planteado como un elemento relevante en la intervención con las mujeres. El excesivo control , así como una relación terapéutica poco continua no son aconsejables. Las mujeres dan mucha importancia a la relación con los profesionales.
En segundo lugar, las mujeres necesitan un contexto de intervención en el que se sientan seguras física y emocionalmente, estableciendo relaciones con los profesionales que favorezcan la toma de decisiones.
En este sentido, señala que para la efectividad del tratamiento en las mujeres se necesita un ambiente que facilite la recuperación, caracterizado por la seguridad, creando un entorno seguro de abusos físicos, emocionales o sexuales y una conexión que requiere una relación profesional no autoritaria. Percibir que el profesional muestra una actitud de escucha, mutua empatía respeto y conexión.